Gracias a la aparición de las redes sociales y la evolución del mercado de aplicaciones móviles, se han generado cambios en las ‘reglas de juego’ de manera acelerada año con año (inclusive más rápido), por lo que las agencias publicidad y marketing que estaban tan acostumbradas a valorizar la publicidad en medios digitales por medio de los clásicos CPC (Costo por Clic) y CPM (Costo por Mil) hace unos años atrás, han tenido que reinventarse de manera constante. Debido a esta constante evolución en el mundo digital, han aparecido nuevos términos que permiten diferenciar la forma de valorizar la inversión en publicidad tales como CPI, CPE, CPL, CPA y muchos más. Todos estos términos son solo diferentes formas de valorizar el costo de adquirir nuevos usuarios, de obtener datos sobre nuestro público target o hasta recuperar usuarios inactivos en nuestra web o app.

No obstante, uno de estos métodos esta ganando fuerza en el mundo digital, nos referimos al CPE (Cost Per Engagement) o Costo por compromiso en español. Las campañas que se basan en este indicador tienen como objetivo principal el generar interacción con el usuario por medio de experiencias. Visto de otro modo podríamos decir que el CPE es en realidad un Costo por Experiencia, que, más allá de generar un clic o impresión en un anuncio, busca brindarle al usuario un motivo por el cual visitar nuestra web, descargar nuestra app por primera vez o volver a utilizarla.

Si bien este método es más económico que el CPI (Costo por Instalación) y bien ejecutado puede brindar muy buenos resultados para una marca anunciante, presenta ciertas debilidades como cualquier otro método publicitario. En primer lugar, no hay forma de asegurar que estas campañas generarán ventas efectivas. Es por ello que el CPE-real al finalizar una campaña medianamente exitosa puede ser mayor al que se había esperado. En segundo lugar, encontrar el balance entre experiencia y conversión efectiva es bastante delicado. Este es un punto muy importante, pues la experiencia que se le brinda al usuario es determinante para generar ventas o recomendaciones y si se aplican las mismas estrategias que en una campaña tradicional (solo informar sobre un producto X) esto podría traer un resultado desfavorable para la marca anunciante y sus productos.

Finalmente, cabe resaltar que si bien las campañas por CPE son una gran alternativa para generar un vínculo entre una marca anunciante y su target, su éxito o fracaso,  al igual que en cualquier plan o estrategia publicitaria, depende en gran medida de su adecuada ejecución y planificación.

Escrito por: Aurelio Denegri