Como recordarán, en nuestro último artículo mencionamos la importancia que está tomando el uso del Engagement en campañas digitales y lo beneficioso que puede ser para un anunciante si es bien aplicado. Una de las formas de hacerlo es utilizando técnicas de Gamification.

El Gamification o Ludificación  se basa en introducir dinámicas y mecánicas de juego en una actividad para facilitar el logro de objetivos, es decir, ayuda a las personas a lograr sus metas (en el ámbito laboral, educativo o social) de manera divertida. Al emplear estas mecánicas de juego en campañas enfocadas en engagement, se puede reforzar o mejorar la experiencia del usuario al interactuar con el anunciante; así como, facilitar y motivar el logro del objetivo del anunciante.

Entonces, al añadir dinámicas lúdicas (Gamification) a una campaña basada en engagement (CPE) se logra una excelente combinación que, además de mejorar la interacción con el usuario, permite al anunciante lograr la acción o reacción esperada en el usuario, como completar un registro, compartir contenidos, crear contenidos, brindar su opinión sobre un potencial nuevo producto o cualquier objetivo que la marca anunciante desee lograr. Por ejemplo, si un usuario de un app deportiva recibe junto con su conteo de kilómetros recorridos un cupón de descuento en ropa deportiva o muestras gratis de bebidas re-hidratantes por completar un formulario o por acumular cierta cantidad de kilometros, es muy probable que la marca que lo premió salte a su mente en su próxima compra.

Sin embargo, hay situaciones o eventos en los que no se puede o debe aplicar el Gamification, pues podría tener consecuencias graves para la imagen del anunciante y provocar la pérdida de clientes.

Escrito por: Aurelio Denegri